Políticas de empleo, ¡ya! Artículo de Miguel Martínez Cascales publicado en La Verdad de Murcia 18-04-2013

18.04.2013 13:09

Hace pocos días se reunía en Madrid la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales, donde la ministra Báñez repartió entre las comunidades españolas el dinero que el Estado dedicará en 2013 a medidas para crear y mantener el empleo. A la Región de Murcia le “tocaron” 35,6 millones. Y el vicepresidente Bernal se vino tan contento porque “había un millón más que en 2012”. Pero lo que Bernal no dijo es que esos 35,6 millones son menos de la mitad de lo que el anterior Gobierno socialista dedicó en 2011 (80 millones). Los dos presupuestos de Rajoy suponen 90 millones de euros perdidos por Murcia en estímulo al empleo y a la formación. El Partido Popular, cuando más se necesita, recorta justo donde menos debe recortar. Y en una Región como la nuestra, con la catastrófica cifra del 30% de desempleo, que sube y sube sin cesar (30.000 parados más desde que Rajoy gobierna), las políticas activas de empleo son tan importantes como el agua para beber. Los gobiernos de Valcárcel y de Rajoy lo que llevan camino de conseguir es que nuestra gente emigre en grandes oleadas para poder comer. Los jóvenes ya lo están haciendo.

 

Las políticas activas de empleo, son “las acciones y medidas de orientación, empleo y formación para mejorar las posibilidades de acceso al empleo, por cuenta ajena o propia, a su mantenimiento, y a la promoción profesional de las personas ocupadas y al fomento del espíritu empresarial y de la economía social” (RDL 3/2011). Los gobiernos señalan el camino para que se genere empleo en toda la sociedad, sus decisiones pueden ayudar a que se cree empleo, y a que no se destruya, aunque las empresas son las que generan y mantienen los puestos de trabajo.

 

    Hay muchos tipos de medidas, unas tienen que ver con la formación de las personas desempleadas, y otras con los incentivos económicos -desde subvenciones a exenciones de determinados impuestos- tanto a las empresas para contratar gente, como a los propios parados para que puedan autoemplearse. Pero, con su forma de aplicarlas, el PP está fracasando. Primero, porque su reforma laboral ha llevado a no pocas empresas, sobre todo las más grandes, a aprovechar el río revuelto y despedir por poco dinero a muchos trabajadores. Y, segundo, porque no destina el presupuesto suficiente a las políticas activas de empleo, que son más necesarias que nunca en estos tiempos de crisis.

 

    Por favor, que alguien sensato dentro del Gobierno regional se dé cuenta de que las políticas de empleo son básicas, que hay que dar mucha formación en talleres de empleo y escuelas taller de los municipios, para que jóvenes y adultos puedan reciclarse y estar preparados para conseguir un trabajo. Que hay que incentivar a empresas pequeñas y grandes, y a autónomos. Que hay que conseguir que fluya el crédito para que los proyectos de las personas emprendedoras puedan hacerse realidad. El fomento del empleo es la mayor prioridad, y en esta Región más que en ninguna otra, porque tenemos muchos más parados. ¡Políticas de empleo ya, ahora!