Don Pedro García Aguilera, conocido popularmente como d. Pedro "Zapatero", nació en Moratalla el 15 de Enero de 1.903 en el seno de una familia humilde. Su padre era zapatero remendón, de ahí su sobrenombre, y era el tercero de cinco hermanos.

 

    Para que pudiera estudiar, tras la recomendación de su maestro d. Esteban Muñoz Ruiz, su familia tuvo que vender un pequeño pedazo de tierra que mantenía para su sustento. Cursó estudios en Moratalla en la Escuela Nacional de su citado maestro, e iba a examinarse a los institutos de Murcia y Albacete de Bachillerato. Terminó sus estudios de Magisterio en la Escuela Normal de Magisterio de Murcia a la edad de 16 años, marchándose posteriormente a Madrid a una residencia para proseguir estudios en matemáticas donde entró en contacto con componentes de la I nstitución Libre de Enseñanza de Giner de los Ríos . En Mayo de 1.925, ingresó por oposición en el Magisterio Nacional.

 

    En Madrid conoce también a su mujer, Felisa Aciscla López Valero, que cursaba estudios de Bachiller Superior, y quien lo acompañaría durante toda su vida, tras su vuelta a Moratalla y contraer matrimonio en Diciembre de 1.926.

 

    Al año siguiente, y estando de maestro en Cañete la Real (Málaga), nace la primera de sus hijas, a la que llama Aúrea (arco de oro), trasladándose posteriormente a su próximo destino, Matanzas, en Santomera, Región de Murcia, donde nace su segunda hija Victoria, volviendo a Moratalla como maestro hasta el año 1.934, en el cual vuelve a solicitar nuevamente destino, marchando a Almuñecar (Granada) junto a su familia, la de su hermano Paco, su madre y hermana Milagros, donde la familia prospera y pasan unos agradables años hasta que el comienzo de la Guerra Civil en 1.936 trunca esa paz y vuelven a su tierra natal, falleciendo por el camino su sobrina Marisol debido a las penalidades del retorno.

 

    En Moratalla les espera un ambiente hostil debido al progreso de la guerra y sus consecuencias, y don Pedro se hace cargo, como director, de una guardería de niños refugiados en la Puebla de don Fadrique, hasta que es llamado a filas y se incorpora al Frente de Extremadura hasta el final de la guerra, siendo posteriormente encarcelado en la plaza de Toros de Ciudad Real junto a algunos paisanos, donde el hambre acechaba a la espera de los correspondientes informes de depuración.

 

    Tras su liberación, vuelve a Moratalla junto a algunos compañeros, y es represaliado por milicianos en el lugar conocido como el "banco de herrar", donde de nuevo cae preso y pasa cautiverio, esta vez en el Ayuntamiento. De allí lo trasladan al Castillo de Moratalla, improvisado presidio de "rojos" que son excarcelados puntualmente para la realización de trabajos forzados como medio de humillación pública. Conocida es la frase de don Pedro transmitida entre generaciones de forma oral, en la que estando junto a otros presos excavando el alcantarillado de la Calle Mayor, respondió: "más vale tener callos en las manos que en el corazón" a las insolencias y burlas de algunos personajes que ocupaban el casino de la localidad, y que contemplaban sus manos afanadas en tales menesteres.

 

    En el tiempo que estuvo preso en el castillo, pidió permiso para que sus dos hijas pudieran entrar para poder seguir dándoles clase. Su inteligencia era tal, que incluso era temida por sus captores:

 

    "Un día en el Castillo de Moratalla, su mujer, Aciscla, le llevó de comer habas junto a otras viandas. Todo era registrado minuciosamente hasta llegar al ridículo, cuando uno de los guardias observó que las habas no tenían todas el mismo número de granos, algo que causó la sospecha de aquel infeliz y supuso una terrible reprimenda para su auxiliadora, al pensar que aquello suponía alguna clase de contraseña".

 

    También soportó cárcel en el Castillo de Caravaca, sin conocer la familia denuncia ni motivos de tal presidio. De ahí es trasladado a la cárcel de Granada, donde fue juzgado y sentenciado a 12 años y un día de cautiverio.

 

    Tras un periodo de cárcel, vuelve a Moratalla, donde de nuevo ejerce de maestro, esta vez de forma particular, como respuesta a las peticiones de sus conciudadanos para que enseñara a sus hijos, clases que comienza junto a otros maestros como d. German Teruel, fundando la Academia de Segunda Enseñanza, y que suplió la carencia de esta institución en la localidad y facilitó el acceso a esos estudios a una multitud de jóvenes cuyas familias carecían de medios para desplazarse, ya que en Diciembre del año 1.939 fue retirado del Magisterio y no fue restituido hasta Enero de 1.972.

 

    "Una noche se presentaron en su casa dos guardias civiles, de forma repentina, propiciando un gran susto a la familia, pues dudaban de las intenciones de aquella pareja. Finalmente resultó que su pretensión no era otra que don Pedro les ayudara a preparar unas oposiciones a las que iban a presentarse...".

 

    En el año 1.971, viendo un día la televisión, reconoce a d. Francisco Ruíz Jarobo, presidente del Tribunal Supremo y antiguo compañero de la residencia de estudiantes en Madrid, a quien escribe exponiéndole su situación. Es rehabilitado en su plaza de maestro en Diciembre del año 1.971, tras 32 años apartado del ejercicio oficial de la enseñanza por expediente de depuración. En 1.972 le adjudican escuela en Benizar, y más tarde en su pueblo, jubilándose forzosamente a los setenta años, aunque siguió ofreciendo sus conocimientos a quien los demandaba, pues decía que la formación era la base de una sociedad libre. Murió el 4 de Febrero de 1.983 en su pueblo.

 

    Don Pedro García Aguilera, a pesar de las penurias y las persecuciones, a pesar de las depuraciones a las que tuvo que hacer frente, a las humillaciones y la represión sufrida, a pesar de los años de cárcel..., nunca renunció a sus principios, y junto a otras personas comprometidas con los valores de la izquierda, fundó el Partido Socialista Popular en Moratalla, siendo pieza clave en su inclusión en el PSOE de Moratalla, y siendo hasta la fecha el único presidente que ha tenido esta agrupación municipal.

 

    La memoria de don "Pedro zapatero" tiene merecido homenaje por parte de las gentes de Moratalla reflejado en una calle de esta localidad, y en la denominación del Instituto de Enseñanza Secundaria, cuya semilla representó la Academia de Segunda Enseñanza  que cofundó.

 

     Hoy día su luz brilla en muchas generaciones de moratalleros y moratalleras, y su memoria alumbró y alumbra el camino de miles de sus conciudadanos.

 

En su recuerdo, su familia y compañeros.                       

 

- Documentación y fotografías familiares.                                        

- Moción del Iltmo. Ayto. de Moratalla de 24 de Enero de 1.980, sobre titulación de calle a d. Pedro García Aguilera.                      

- Revista anual del I.E.S. Pedro García Aguilera. "El buitre" nº1 Mayo del curso 2000-2001.        

   GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS Y DOCUMENTOS:

 

Mitin del Partido Socialista Popular (PSP). Don Pedro García Aguilera junto al "viejo profesor",

d. Enrique Tierno Galván, en el teatro Trieta de Moratalla en la primavera de 1.977.

 

Don Pedro García Aguilera junto a Enrique Tierno Galván y Antonio García Martínez-Reina (alcalde de Caravaca),

Francisco Pérez Mayo (alcalde de Calasparra), Pedro Mellinas Valero (concejal de Moratalla por el PSOE) y otros

compañeros en la comida celebrada en el Colegio Público de Moratalla tras el mitin celebrado en el teatro Trieta.

 

Don Pedro García Aguilera junto a su mujer, Aciscla, y sus dos hijas, Aúrea y Victoria (izqda).

 

Acto de homenaje a don Pedro García Aguilera junto a Antonio García Arias, alcalde de Moratalla,

Andrés Hernández Ros, primer presidente de la Cdad. Autónoma de Murcia, y su sobrino Pedro.

 

Convocatoria del PSOE de Moratalla a sus afiliados y simpatizantes al pleno municipal, para apoyar

la moción presentada para nombrar al Instituto de Educación Secundaria de Moratalla.

 

Artículo de prensa donde se refleja la unanimidad recibida por la moción presentada

en pleno del Ayuntamiento de Moratalla para nombrar al Instituto de Educación Secundaria.

Carta de agradecimiento de la dirección del colegio público Germán Teruel a d. Pedro García Aguilera

por la donación de los textos y libros de la Academia de Segunda Enseñanza a dicho colegio público.

 

Carta manuscrita de d. Pedro García Aguilera, muy enfermo y en sus últimos meses de vida,

agradeciendo el homenaje del pueblo de Moratalla por la titulación de la calle con su nombre.

Moción aprobada por unanimidad en el Iltmo. Ayto. de Moratalla sobre titulación de calle a d. Pedro García Aguilera:

Esquelas y condolencias públicas por su fallecimiento: