Retrato de Juan Llorente Sánchez, alcalde de Moratalla por el Frente Popular durante la IIª República española.     Juan Llorente Sánchez, natural de Moratalla, nació el veitinueve de Abril del año 1.900.

 

    Comienza su andadura política como concejal el día 16 de Abril de 1.931, dos días después de la proclamación de la IIª República española, etapa en la que como tal, es nombrado representante del Ayuntamiento en el Consejo de la Banda de Música.  

 

    Destaca su labor en contra de la persecución ideológica de personas consideradas "enemigos del pueblo", que años más tarde, en plena represión franquista, salvaría la vida de otros compañeros y alcaldes socialistas como, por ejemplo, Alonso Marín Hernández.

 

    Un ejemplo de ello fue el apoyo a la petición del nombramiento ante la vacante de médico de asistencia domiciliaria a Miguel Mas Tamayo, "hombre de extraordinarios sentimientos filantrópicos, que llevaban a atender gratuitamente a todos los pobres que pasaban por su casa, que eran muchos y muy pobres". Su ascendencia  aristocrática, su descendencia directa del que fuera jefe del Partido Liberal de Moratalla por los años 20,  y que durante el Bienio Negro, la Corporación Municipal le hubiese dedicado una calle, despertó críticas entre la facción más extrema de la izquierda.

 

    En la sesión de 8 de Abril de 1.937, Juan Llorente, que era un decidido defensor de su integridad y acción, le defiende con fogosidad de las calumnias que se pretenden verter sobre él, destacando los "servicios meritorios y gratuitos que presta el doctor Mas, especialmente a la clase obrera", convirtiéndose por segunda vez en su benefactor, tras jugarse la vida en la propia puerta del Consistorio donde incluso hubieron disparos de armas de fuego por los llamados "Capones", dos individuos al parecer procedentes de la vecina localidad albaceteña de Socovos, que usando como excusa el levantamiento militar, cogieron preso al doctor (muy querido por los moratalleros), con la intención de su linchamiento público y fatal desenlace.

 

    Es elegido alcalde el 16 de Abril de 1.936, en representación del Frente Popular, que obtiene un triunfo aplastante en las elecciones del 16 de Febrero. Considerado como "un líder carismático, popular, arraigado en la izquierda y que podía llevar la grave situación del momento con el apoyo de la calle"; en su toma de posesión promete "emplear toda su energía en busca de cuantos medios tenga a su alcance para mitigar en lo posible la difícil y angustiosa situación por la que está atravesando la clase obrera de este pueblo". Pero tiene un mandato difícil, debido a los acontecimientos producidos a raíz del levantamiento militar y golpista en contra de la República.

 

Juan Llorente durante el servicio militar en Valencia.    Como primera medida, viaja a Madrid para entrevistarse con las autoridades para informar de la terrible situación social de Moratalla, que atravesaba graves problemas de desempleo, consiguiendo una subvención de 49.000 ptas. aprobadas en el Consejo de Ministros del 2 de Mayo de 1.936, para tratar de atenuar tal situación.

 

    Se manifiesta enérgicamente en contra del golpe de estado que supone la "insurrección fascista" del 18 de Julio, tratando de "elementos que llamándose hijos de España, han provocado contra ella el más horrendo conflicto de odios y venganzas, y una lucha de guerra a muerte entre propios hermanos, cuyo fin hace prever la más espantosa ruina de nuestra Patria".

 

    El 4 de Diciembre de 1.936, el gobierno central decide "transformar los Ayuntamientos de obreros de todos los grupos políticos y agrupaciones sindicales legalmente constituidas", como respuesta al levantamiento militar de Franco, donde Juan Llorente Sánchez es elegido como representante de la U.G.T., pasando de nuevo a formar parte de la Corporación Municipal pero esta vez como concejal, siendo elegido como alcalde su compañero de sindicato Daniel Ludeña Sánchez, y siendo reconocida su labor al frente del municipio como "muy acertada y aplaudida por este vecindario en general" en la sesión extraordinaria celebrada.

 

    Durante su participación política, como concejal y como alcalde, Llorente destacó por su defensa de las personas frente al extremismo propio de una fechas tan convulsas como las que le tocó vivir, y por su destacada acción en defensa de la propiedad, tanto pública como privada, como denotan sus reiteradas peticiones a los dueños de las edificaciones del Castillo (entonces en manos privadas), para que "sean reparadas por los peligros que pueden originar a los vecinos colindantes", su denuncia a los registros y saqueos, la ilegalidad de las incautaciones de fincas y terrenos, y la defensa del patrimonio de la iglesia parroquial, donde llegó a enfrentarse a la multitud que amenazaba con la revancha que por entonces sufría el patrimonio eclesiástico de buena parte de este país, ante los hechos conspiratorios que por entonces protagonizaba la jerarquía eclesiástica en contra del régimen legal y democráticamente establecido.

 

    "Llorente, junto a otras personas como el joven muchacho José Teruel Escobar (hijo del ex-alcalde del mismo nombre), y posterior componente del grupo de maestros llamados "los doce apóstoles", ordenó tapiar las puertas de acceso a la iglesia, y puso a buen recaudo las joyas religiosas más preciadas, sin que pudiera evitarse más tarde (octubre de 1.936), que nuevamente las masas enfurecidas entraran en la iglesia -según dicen testigos presenciales- por la puerta del reloj. Destrozaron retablos e imágenes... ".

Juan Llorente Sánchez junto con una hermana en 1.931.

    Juan Llorente no solo intentó evitarlo, sino que "su actuación decidida, salvó buena parte del tesoro artístico de la parroquia, que fue salvaguardado en el Museo Provincial de Murcia". "La mayor parte de las joyas, las de mayor valor artístico, fueron recuperadas después de la Guerra Civil, y solo se perdieron unas pocas, quizás vendidas para financiar la confrontación ante la incautación llevada a cabo por el comité provincial del Frente Popular en Murcia, el 25 de noviembre de 1.936, según recibo que se exhibe  y del que queda constancia en el Acta Capitular correspondiente de fecha 5 de Enero de 1.937".

 

    El siete de Agosto de 1.937, se suprime el Ayuntamiento y se crea "El Consejo Municipal de Moratalla". Llorente queda fuera de dicha formación como "Consejero sin cartera". Finalmente, el 2 de Abril de 1.939, en sesión del Consistorio, se ordena la detención de los componentes del Frente Popular, tras la entrada de las mal llamadas "tropas nacionales" en Moratalla el 30 de Marzo, tomando la población y el Ayuntamiento, donde apenas queda nadie.

 

    Ante tales hechos, Juan Llorente Sánchez se exilia a Buenos Aires (Argentina), huyendo de la represión de los golpistas y ante una más que certera encarcelación y condena a muerte, como sufrieran otros compañeros. Allí, siguió perteneciendo al Grupo Socialista Pablo Iglesias, hasta su fallecimiento en el año 1.945.  

 

Fotos: familia Llorente Martínez.

Textos: "Moratalla a través de los tiempos. Volumen II" de Marcial García García.

                "De Moratalla a Murcia (1.931-1.955)". Arsenio Sánchez Navarro.